La comarca

Menu

Abre en Arens de Lledó el hotel construido con paja más grande de España

Una innovadora iniciativa empresarial ha provocado de nuevo que la comarca del Matarraña se desmarque de otros territorios en materia turística. La localidad de Arens de Lledó alberga, desde su apertura en Semana Santa, el hotel construido a base de paja más grande de España, también conocido como Mas La Llum. Se trata de una edificación sostenible y autosuficiente impulsada por la empresaria Marta Fernández y su pareja Xavi con el objetivo de proporcionar una oferta turística ecológica cercana a Los Puertos.

La idea surgió hace varios años, si bien Marta reconoce que «vivir en la montaña era mi sueño desde siempre». En 2011 se mudaron a Arens de Lledó y vivieron en una caravana junto a sus dos hijos mientras construían el hotel. Según los empresarios, eligieron la paja como material al ser uno de los más naturales que existen ya que no requiere ningún tipo de tratamiento químico que resulte perjudicial para el medio ambiente. También fue determinante el hecho de que se trata de un elemento muy aislante que permite mantener la temperatura interior del edificio y minimizar el gasto en energía.

El hotel dispone de seis habitaciones, dos con baño privado y cuatro con aseos compartidos. El objetivo del proyecto es ampliar la oferta a personas que estén interesadas en acampar. De ahí la construcción de baños compartidos para todos los huéspedes.

Curiosidades del edificio
Pese a que a simple vista no parece un hotel tan singular, el Mas La Llum presenta relevantes innovaciones que se ajustan a una filosofía puramente ecologista. Quizá el elemento más singular son los váters secos, que no utilizan agua corriente al disponer de un mecanismo alternativo de desecho de residuos. Estos retretes separan el sólido del líquido y almacenan la parte sólida en serrín. El cubo en el que se deposita se limpia a diario y la mezcla que se va retirando se puede reutilizar como abono.

Huelga mencionar que la casa consume energía que se produce mediante placas solares y que a la larga también será autosuficiente en el consumo de agua. Por ahora, los responsables aprovechan el agua de lluvia para dar de beber a los animales y regar las fincas que están empezando a cultivar. Poco a poco, el hotel dispondrá de un huerto propio y de varios olivos.

Tanto a través del cultivo como de la compra de productos de la zona, el desayuno que sirven es natural y kilómetro cero. Según Marta Fernández, «compramos aquí la mayoría de productos: quesos, carne, embutidos, jamón de Teruel...». La empresaria aclara que, además de sentirse atraida por el Matarraña y Los Puertos, el modelo de escuela rural de Arens fue determinante para iniciar este proyecto en la localidad.

*Más información en la edición impresa.

Deja un comentario

Los comentarios serán previamente revisados antes de su publicación.

Algunos comentarios serán susceptibles de ser publicados en la edición impresa de La Comarca.

volver arriba

Noticias

Deportes

Mas secciones

Siguenos