Reto Demográfico es el nombre de la nueva cartera de la Ministra Teresa Ribera, que suma a su responsabilidad de Transición Ecológica, además, una vicepresidencia del Gobierno. La investidura de Pedro Sánchez esta semana ha puesto a Teruel en el foco mediático de todo el país y la España vaciada se ha ganado un espacio de relevancia en la agenda política. La provincia ha sido Trendin Topic varios días y el diputado de la agrupación de electores de Teruel Existe, Tomás Guitarte, ha protagonizado minutos en los medios generalistas de mayor tirada. Su apoyo -crucial para que Sánchez se haya convertido en presidente puesto que solo le sobró un voto- ha comenzado por tomar el reto demográfico como asunto de Estado.

Teresa Ribera se convierte ahora en la Ministra de los turolenses y aglutina los asuntos que más preocupan en el territorio: el final del carbón y la despoblación. Con respecto al primero, este periódico ha podido saber que ya se ha avanzado en el Convenio de Transición Justa para Aragón. De hecho, varios agentes sociales, políticos y económicos de la zona llevan algo más de un mes trabajando con un primer borrador que el Ministerio encargó a la empresa Tragsatec. Si bien es cierto que no plantea soluciones concretas -ya que se espera que éstas salgan del propio territorio en un encuentro previsto para final de este mes o principios del que viene-, recoge un estudio pormenorizado de la situación social, económica y poblacional de la cuenca minera turolense, clave para comenzar a definir proyectos desde abajo.

Este marco del futuro convenio, que lleva varias semanas estudiándose en silencio, pone de manifiesto el interés que, a priori, tiene el Ministerio de Transición por avanzar en la descarbonización, se supone que justa, de la economía. Hará falta ver qué medidas concretas se van desarrollando y si vienen financiadas y apoyadas por compromisos reales.

Estos avances en el plan coinciden con la convocatoria de manifestación que los trabajadores de la Central Térmica de Andorra han programado mañana en Andorra. Piden «concreciones» y que se firme cuanto antes el plan de Transición.

Algunos agentes ya han manifestado sus dudas con respecto a la oportunidad de realizar una protesta en este momento. Los empresarios de la comarca prefieren mantenerse al margen y los alcaldes mineros han dicho que acudirán, pero a título personal. En cualquier caso, el escenario es bien distinto al de hace un año, cuando se anunció el cierre de la Térmica y no había ninguna propuesta encima de la mesa. Cabe esperar que las iniciativas que hay ahora, se conviertan en realidades más pronto que tarde.

Editorial