Excmo. Sr. Ministro de Inclusión, Inmigración y, sobre todo, de Seguridad Social, D. José Luis Escrivá Belmonte:

Me llamo Luis Miguel Vela Pitar. Tengo 45 años y trabajo en el sector de los Servicios Sociales. Vivo en un pequeño municipio de la provincia de Teruel llamado Montalbán.

Es un pueblo de unos aproximadamente 1.000 habitantes ubicado en el centro de la provincia, a unos 850 metros sobre el nivel del mar, que pertenece a la comarca de las (ex) Cuencas Mineras. Digo ‘ex’ porque de mineras sólo nos queda el nombre.

La principal actividad económica es “nada”, simplemente la gente ya no tiene nada a qué dedicarse después de cerrar la principal actividad económica -la minería del carbón- a principios de los 90 y la tan famosa reconversión del carbón con la apertura de empresas acogidas al sistema del A.C.C. (Abro, Cobro, Cierro).

Una vez ya ubicado, le voy a explicar la razón por la cual le escribo esta carta y a la vez le pongo en antecedentes.

El día 1 de julio cerró la oficina de la Seguridad Social de Montalbán (CAISS nº 3). Esta oficina lleva abierta y dando servicio unos 65 años. Sí, digo 65 años.

Mi sorpresa fue al enterarme de la razón del cierre. La persona que ocupaba el puesto se jubila y no tienen a nadie o no quiere venir nadie a Montalbán.

¡Vaya! Mirando las últimas cifras veo que hay 3.773.034 personas en paro. ¿Nadie quiere venir a Montalbán?

La oficina daba (digo daba porque está cerrada) servicio a unos 8.000 habitantes de la comarca, pero al ser un servicio estatal venía gente de otras comarcas, incluso de otras provincias al ver el colapso que existe en estos momentos en las oficinas provocada por la maldita pandemia.

Son tiempos de colapso y, qué contrariedad, cerrar oficinas.

En estos momentos hay multitud de peticiones del Ingreso Mínimo Vital y no menos ERTEs por tramitar. Ya dijo usted en una ocasión que los ERTEs han venido para quedarse.

Tengo una hija de 9 años. Ayer cuando llegó a casa me preguntó porque estaba el pueblo lleno de pancartas contra el cierre de la oficina que hay en la plaza.

-¿Papá que es la Seguridad Social?

Yo se lo expliqué lo mejor que pude para que ella lo entendiera, le dije que era una cosa estatal que venía del Ministerio que está en Madrid. Ella me dijo que el único Ministerio que conocía era el del tiempo y sin pensárselo me dijo que le escribiera una carta a Pedro Sánchez para que trajera las llaves de la oficina.

Las tiene el ministro, así que, aquí estoy escribiendo la carta pidiéndole las llaves de la oficina de Montalbán.

No las mande, venga a traerlas usted y a la vez podrá visitar nuestro bonito pueblo y nuestra despoblada provincia.

Entiendo que para usted será el 0,00000000…1 de sus tantos problemas de su Ministerio, sobre todo, con la que está cayendo, pero para nosotros el 1 va a la izquierda de la coma.

La despoblación está empachada de ideas, pero tiene hambre de soluciones y el cierre definitivo sería sumar otra zancadilla a nuestro maltrecho medio rural.

Nos podemos permitirnos perder más servicios. La gente demanda que estos sean presenciales, sobre todo, en una zona donde la población está envejecida y la juventud tiene que irse para buscarse la vida. Internet debe ser una opción, nunca una imposición. Por no hablar de la famosa brecha digital.

Sé que su Ministerio no tiene nada que ver con la despoblación, pero la reapertura de la oficina de Montalbán sería poner su granito de arena.

Hace poco leí que se habían incorporado 550 nuevos trabajadores a la Seguridad Social. ¿No podrían ser 551?

Sólo me queda agradecerle que haya perdido un minuto de su valioso tiempo en leer esta carta y, por favor, dígame que por lo menos lo va a intentar.

Un saludo, muchas gracias y permítame la frase:

¡NO ME FALLES JOSÉ LUIS!

Luis Miguel Vela Pitar– MONTALBÁN