Hay engranajes que parecen perfectos, sistemas que fluyen con tanta facilidad que olvidamos que necesitan atención, cuidado y ser dirigidos. Hay engranajes que siguen girando, fluyendo, pase lo que pase, como veletas, como ventrículos, siempre que sople un poco de viento, corra la sangre o incluso la gasolina. Sin embargo, que sigan latiendo, caminando o rodando, como avanzan las poleas una tras otra, no significa que funcionen bien, al máximo rendimiento, con todo su potencial y su capacidad de desarrollo vital. Si uno es alcañizano es fácil saber que esto es lo que le sucede a Motorland, cuyas cifras de impacto se presentaron el miércoles.

Se trata del enésimo estudio que se realiza, que de nuevo nos dice lo bueno que es el proyecto, pero no logra concluir cómo o quién va a encender todas sus luces para que brille con toda su capacidad, esa con la que soñaron quienes lo vieron nacer. Esta vez se trata de un estudio independiente, nuevo, desarrollado por consultoras de fuera para que quede lejos de toda duda la imparcialidad de los datos. Y, sí, tenemos un diamante en bruto, reconfirmado. El retorno del circuito de velocidad es de 47 millones de euros los años en que se celebra el mundial de motociclismo. Bien. ¿Son unas buenas cifras? Podría decirse que sí, claro, si no lo conociéramos, si no supiéramos que podrían ser mucho más, y que se encuentra en un momento difícil, que era un barco a la deriva y llevaba tiempo perdiendo fuelle. Este estudio se realizó en 2022, un año en el que ni la dirección del complejo pasaba por su mejor momento, con la salida de un gerente nefasto, ni el respaldo político era el adecuado, con un gobierno cuatripartito que ignoraba la relevancia de Motorland y que suponía un problema ideológico para muchos. Centrados en el desarrollo de otras iniciativas estratégicas vinculadas al motor, como el Mobiliti City de Zaragoza, ni al presidente Lambán le interesaba el devenir interno de lo que ocurría en Alcañiz, ni a Podemos (pese a las inversiones importantes tecnológicas del FITE), mucho menos a CHA y el PAR estaba en otras cosas, asuntos internos aún sin cerrar que terminaron con la salida del presidente de Motorland, Arturo Aliaga, del partido. El estudio, elaborado desde 2023, se guardó en un cajón hasta que lo presentó este miércoles el nuevo gobierno autonómico de la mano de Manuel Blasco. Quiere crear un consejo de sabios que reactive la apuesta por Motorland, lo entienda, defienda y resetee, recuperando su prestigio original.

Ya lo dicen las consultoras en su informe, donde constatan el potencial de Motorland y afirman que es un proyecto joven, ¡todavía!, que, sin estrategia de marca, avanza, pero es un desconocido para visitantes de fuera de España y goza de una tremenda capacidad de crecimiento. Estos son pues los «datos de la inercia», buenos porque hay una maquinaria de base que con una genética increíble, lo lleva, como autoimpulsado, pero que necesita alguien dentro al mando que crea en él y una nueva corriente, de varias personas, para recargarse de energía antes de cortocircuitar. Parece que en eso andamos, al fin.

Eva Defior