Que el mundo rural es maltratado sistemáticamente es un hecho. La prueba está en la última reordenación de horarios de trenes de pasajeros que ha puesto en marcha la empresa Renfe.
Por arte de magia, ha hecho desaparecer del mapa los trenes que unían Zaragoza con Barcelona, así como los pueblos que esta línea férrea tiene a su paso, en sus horarios mas demandados por los usuarios: el de las siete de la mañana y el de la última hora de la tarde, dejando un solo horario central, al medio día, el menos usado.

Nos han dejado sin transporte ferroviario y sin sala de espera en la estación, ya que esta también la han cerrado. No podemos hacer visitas médicas, gestiones, ir a cursar nuestros estudios, ni siquiera guarecernos debajo de una triste marquesina cuando las inclemencias del tiempo son desfavorables. En resumen, nos han dejado tirados a toda la población del corredor del bajo Ebro aragonés, y a las comarcas colindantes, sin un servicio tan esencial como es el tren de pasajeros. Nos han dejado tirados.

¿No es consciente Renfe de que no todo el mundo puede desplazarse en vehículo privado?
¿De que no todo el mundo puede ir en autocar?, sobre todo las personas mayores, y que cuando este va lleno, no hace parada. ¿No se da cuenta del daño económico y social que están provocando tanto a los pueblos como a las comarcas colindantes?

Ahora que está tan de moda y que a tantos se les llena la boca defendiendo el mundo rural, la vertebración del territorio y la España vaciada, es el momento de actuar. Nosotros como partido político y defensor de nuestra tierra, vamos a darlo todo para que esto sea así, pero esto hay que hacerlo unidos, todos a una, independientemente del color político de cada uno. Por eso os pedimos que aunamos nuestras fuerzas para reivindicar y defender un servicio que nos han arrebatado, y al que tenemos derecho. ‘Por un tren digno para todos’.

Rafael Lumbreras – CHA Caspe