Deporte y solidaridad son dos hechos que maridan muy bien. Los ejemplos más claros los hemos visto en los últimos días con la milla escolar urbana que se celebró en Alcañiz y que reunió a cerca de medio centenar de estudiantes de los distintos centros educativos de la capital del Bajo Aragón, con la XVIII Carrera Solidaria Caja Rural de Teruel que se disputó el pasado domingo tras finalizar la 10K. y con la Sesé Bike Tour que congregó a cerca de 600 ciclistas en Urrea de Gaén.

Ni qué decir tiene que el deporte y los deportistas, aficionados o profesionales,  son ejemplos a seguir por muchos motivos pero en especial cuando dejan a parte la competición pura y dura y comparten su tiempo y también su dinero para ayudar a personas que necesitan dicho apoyo económico o para donarlo a instituciones que trabajan por hacernos la vida más fácil.

En la Sese Bike Tour de este año se logró recaudar un total de 26.000 euros, un 30% más que en la edición anterior, es un dato que dice mucho de todos aquellos que participaron en esta cita que estuvo encabezada por los hermanos Induráin. Al igual que Miguel y Prudencio, a otros muchos no les duelen prendas a la hora de acercarse a un pueblecito como es Urrea de Gaén y aportar su grano de arena. Es ilusionante y también de agradecer que, aunque hayan sido deportistas que han estado en la cima,  cuando se les pide  su apoyo ahí están.

Y si importante es la respuesta de los deportistas de élite, tanto lo es o más, la que dan todos aquellos deportistas anónimos que sin buscar en salir en los papeles también se muestran solidarios cada vez que alguien requiere de ellos.