A nadie se le escapa que este es un año totalmente atípico. Nos hemos visto obligados a suspender muchas de nuestras actividades programadas a lo largo de 2020 (deportivas, culturales, sociales, comerciales…), siempre acatando las indicaciones de las autoridades sanitarias, pensando en proteger a nuestros ciudadanos de la pandemia que nos acecha.

Y la verdad, no es nada fácil tomar este tipo de decisiones. Pero cuando hay que elegir entre salud y entretenimiento, aun sintiendo mucha pena, hay que resignarse y dejarse llevar por la cabeza y no por el corazón.

Desde el Ayuntamiento hemos intentado ofrecer alternativas a estos eventos siempre dentro de las limitaciones que el Gobierno de Aragón nos ha impuesto con el fin de minimizar las posibles consecuencias para la salud comunitaria. Pero dentro de este montón de actividades, hay algunas que nos duelen especialmente, ¿o no ha sido doloroso tener que suspender Compromiso y Fiestas Mayores? Pues lamentablemente aún nos queda el tercer acontecimiento más significativo de nuestra ciudad: Expo Caspe.

Además este año esperábamos con gran ilusión sus 40ª edición para celebrarla por todo lo alto como merece número tan «redondo», que demuestra su ya larga trayectoria.
Intentando no resignarnos a la «no Feria», y dado que siguen prohibidas las aglomeraciones, pusimos manos a la obra sobre una idea: «Feria Virtual». Durante todo el verano y hasta hace unos días trabajamos sobre esta idea innovadora para nosotros. Pero nos dimos cuenta de que tal evento precisaba de mucho más tiempo de preparación. Desgraciadamente esta opción ha sido declinada por no poder garantizar la calidad del evento ni el desarrollo del mismo.

Y para rematar el año… Navidad.

No parece que de aquí a entonces la situación vaya a cambiar significativamente. Peligran pues todos los espectáculos que habitualmente se organizan para estas emotivas fechas. Esperemos que la magia de los Reyes Magos nos permita al menos darnos una alegría.
Desde este Ayuntamiento quisiéramos pedir un regalo a los Reyes Magos y a Papá Noel: que en este año que viene, vuelva la «normalidad» a nuestra ciudad y al resto de ciudades.

Ya sabéis, la esperanza es lo último que se pierde.

Elise Ventura – PSOE Caspe