La atleta castelserana, Carmen Valero, recibirá el próximo 15 de marzo el premio ‘Leyenda del Deporte’ en la Gala del Deporte Aragonés que se celebrará en Teruel.

En el mundo del deporte femenino de alta competición, Carmen fue una adelantada a su tiempo. Al comienzo de la década de los 70, con una España que vivía los últimos coletazos de la dictadura, eran pocas las mujeres que practicaran deporte y mucho menos que lo hicieran a alto nivel. Para lograrlo tuvo que dejar su pueblo natal y emigrar a Barcelona, ciudad que la acogió y fue allí donde encontró las suficientes herramientas para poder trabajar y entrenarse en busca de unas metas que poco a poco fue consiguiendo.

Carmen Valero es, sin lugar a dudas, un espejo en el que muchas chicas pueden mirarse, un ejemplo de deportista a imitar. Por fortuna el deporte femenino ha ido cada vez a más y en la actualidad son legión de niñas y jóvenes las que realizan alguna actividad deportiva. Algunas lo hacen por el mero hecho de llevar una vida sana. Otras porque tienen la suficiente capacidad para poder optar a algo más. Sin embargo aún hay voces críticas con esta ola imparable. Hace tan solo unos días los veteranos del Terrasa insultaron y vilipendiaron a las jugadoras de su propio equipo de fútbol femenino. Algo intolerable. Por fortuna, en esta vida siempre existe la otra cara de la moneda, y también cercana a esa fecha los equipos de fútbol femenino del Atlétic de Bilbao y del Atlético de Madrid llegaron a congregar en San Mamés, en un partido de Copa, a cerca de 50.000 personas que animaron y supieron al final del encuentro aplaudir a sus rivales. Un hecho que toda la prensa nacional calificó de inaudito en un país en el que, no solo el fútbol sino cualquier otro deporte practicado por mujeres, es muy poco seguido. Ese es el ejemplo a seguir y que todos deberíamos imitar.

El deporte en general y especialmente el femenino en particular debe ser motivo de alabanza y estar apoyado por todos los estamentos. Y qué mejor ejemplo que Carmen Valero que con pocos medios en relación a los que existen ahora pudo competir contra las mejores.