Montalbán, 14 de noviembre de 2019. Hace un año. El Comité Intercomarcal del Partido Aragonés en Teruel, presidido por el que firma, adoptó el siguiente acuerdo por UNANIMIDAD:

Disolver el Comité Intercomarcal del PAR y nombrar una Comisión Gestora, hasta la celebración de próximo Congreso, que sea presidida por una persona relevante, conciliadora y con criterio de partido, con la finalidad de aunar posturas, precisar criterios políticos y activar el funcionamiento del partido en la provincia de Teruel con la finalidad de hacer ver a l@s turolenses que el PAR somos la esperanza de esta tierra.

Nadie dimitió, simplemente se disolvió el Comité. Ni una sola opinión discordante de los muchos asistentes a la reunión. El referido acuerdo se notificó al Presidente del Partido Aragonés.

Con esta disolución se ponía fin a un denso período político, iniciado en unas elecciones primarias celebradas el 17 de marzo de 2016, donde la candidatura encabezada por mí, obtuvo el 69,50 % de los votos, frente al 30,50% de la otra candidatura.

Durante estos tres años y ocho meses vivimos las Elecciones Generales de juniode 2016, Elecciones Generales de 2019, Elecciones Municipales, Autonómicas y al Parlamento Europeo de mayo de 2019. Sin olvidar el 40 Aniversario del Partido Aragonés (“40 años Haciendo Aragón”) y sus muchos actos a lo largo de dos años.

Proponer, por mi parte, disolver el Comité Intercomarcal fue un acto de responsabilidad con la provincia y, sobre todo, con el Partido:

  • Responsabilidad con el tiempo en que se debía celebrar el Congreso establecido en los Estatutos (final de 2019). No celebrar el Congreso en el tiempo establecido es hurtar a los militantes de ejercer la democracia.
  • Responsabilidad con nuestros votantes que no ven nuestro discurso político. El PAR tiene que ser lo que los aragoneses esperan del PAR y, a menudo, no lo encuentran.
  • Responsabilidad ante la gran pérdida de votos autonómicos. De un zarpazo se perdieron la mitad de los escaños, los peores resultados de la historia del PAR.  Las “tres acciones de oro”, uno por cada provincia, no deben maquillar la realidad, los “desiertos de votos” en las poblaciones de mayor número de habitantes (las capitales de Zaragoza y Huesca, etc, etc.)
  • Responsabilidad ante las constantes fugas de “valores humanos” del PAR, desilusionados por no ver un rumbo de confianza. Votando diferente de una legislatura a otra, en cuestiones esenciales y de esencia del PAR, lo que nos quita coherencia y confianza con nuestros votantes.
  • Responsabilidad por la herencia recibida en esos 42 años de existencia del Partido Aragonés, malgastada y, en ocasiones, devorada.
  • Parapetarse detrás de cargos orgánicos o institucionales no es responsabilidad.

Un año después de la disolución, seguimos sin hibridar una fórmula que sirva para replantear el PAR en la provincia de Teruel. Amén de las otras dos provincias.

Hago mías, palabras otrora escritas, “este no es el PAR que yo conocí”, y quiero añadir “ahora es tiempo de remar en la misma dirección, con un buen timonel, capacitado, porque seremos tan fuertes como unidos estemos, y tan débiles como divididos estemos. Solamente así podremos recuperar el legado perdido”.

La receta para solucionar toda la problemática existente, no está en “ascender” a mediocridades con una ambición desmedida y empecinadas en desabrochar. Al contrario, necesitamos líderes para solucionar brechas y dar certidumbres, asumiendo las legítimas discrepancias. La miseria o la grandeza de un líder está en mantener la inflamación o desinflamar. Para poder coser algo que merezca la pena hay que tener claro cuáles son los patrones, a no ser que uno esté cosiendo a Frankenstein y le baste con que la cosa no tenga memoria y no se le noten demasiado las costuras.

Emborracharse de cargos, encadenarse a la política del clientelismo y refugiarse en la pandemia no son actos de responsabilidad, son excusas de vulgares rateros políticos. Todo lo anteriormente expuesto no nos exime, en esos momentos, de nuestra primera obligación, a nivel individual y colectivo, que no es otra que luchar contra los efectos de esta pandemia, para erradicar o mitigar los problemas sanitarios, económicos, sociales… Salvar vidas, salvar empleos, eliminar desigualdades, etc.

Julio Esteban Igual – Militante del PAR y Expresidente del Comité Intercomarcal de Teruel