Casi todos los árboles se encuentran prácticamente desnudos. Sus hojas, ya secas, cubren el suelo de las aceras de las calles y parques de nuestros municipios. Una estampa en colores cálidos, pero que aventuran todo lo contrario.

Comienza a hacerse más pronto de noche y, por lo tanto, tenemos menos horas de luz solar a medida que van pasando los días.

Va apeteciendo poco a poco más lo de quedarse en casa al terminar de trabajar o estudiar y hacer el plan de «Netflix and chill» en el sofá, tapados con una mantita y poniéndonos al día de todas las novedades audiovisuales que se nos habían acumulado. O leyendo esa novela que te compraste hace unos meses porque parecía muy interesante y ahí se quedó, en la estantería cogiendo polvo desde entonces por falta de tiempo y exceso de planes.

Toca hacer el cambio de armario. Guardar los pantalones cortos, camisetas de tirantes y sandalias y sacar las sudaderas, jerséis y botas. Incluso algún que otro pañuelo o bufanda fina para cuando corra un poco de cierzo y prevenirnos así de coger un leve resfriado.

El viernes llegó el otoño. De hecho, Blanca Suárez y El Corte Inglés ya llevaban varios días anunciándolo en un spot televisivo al ritmo de «Juice», de la cantante americana Lizzo.

Y sí, más de un juice (zumo) me voy a tomar durante esta época. Y si puede ser de naranja, mejor. Que tiene mucha vitamina C y dicen que va bien en este tiempo para nuestras defensas.

También comidas de plato hondo y de cuchara, bien calentitos: lentejas, estofados, sopas… ¿Y qué mejor que incluir también en nuestra alimentación manzanas, kiwis, frutos secos y frutos del bosque?

Incluso setas y rebollones. ¿O era robellones? Cada uno lo decimos de una manera y nunca me aclaro. Pero bueno, el caso y a lo que iba: estas últimas siempre recogidas en zonas habilitadas para ello, por supuesto. Encima es un buen plan el fin de semana. Calzarnos con zapato adecuado, coger una cesta de mimbre, poner en marcha la furgoneta y… ¡Ale, camino al monte que nos vamos!

Laura Alejos. Y de postre