/>

Como afiliado a Ciudadanos, querría pedir perdón por la «Gurtel», los «ERE's», la «Púnica», el fraude de la formación en Andalucía y Extremadura, el «tres per cent» (¿o era 4%?), el saqueo de las Cajas, el compadreo con el nacionalismo hasta convertirlo en independentismo, el apoyo al régimen bolivariano, el mal año del Real Madrid, la eliminación del Barcelona en la Champions… Seguro que me dejo algo; ¡perdónenme por ello, también!

Lamento, sobre todo, haber obligado a Pedro Sánchez a pactar con quien no quería, una y otra vez (¡cómo sufre por ello, no hay más que verlo…!). Lamento que mi partido se empeñe en cumplir lo que prometió en campaña, ¡ningún partido lo hace!, y no quiera investirlo presidente, ¡a ÉL, al resistente, al político que cumple! (años, aunque con tanto maquillaje…) Bueno, ya sé que dijo que la moción de censura era para convocar elecciones de inmediato, pero luego el tiempo se le pasó volando, en el Falcon (Paco Igea, dixit).

En la Comunidad Foral de Navarra ha sido más doloroso, si cabe: hemos empujado al PSN-PSOE a pactar gobierno con Geroa Bai, que quiere Navarra dentro del País Vasco, y la abstención de EH-Bildu. La contestación interna en el PSOE debe ser un clamor, por haber llegado a acuerdos con los que aún no han pedido perdón por los asesinatos de tantos buenos compañeros socialistas a manos de su «marca negra», ETA. En cualquier momento habrá abandonos masivos del PSOE, por una cuestión ética y no sólo de discrepancia (o no).

Algunos están empeñados en volver al bipartidismo aprovechando que la mente humana, al construir la memoria, cae en el autoengaño y tendemos a construir nuestros recuerdos llenando los huecos del relato de forma autocomplaciente. Nosotros, creemos que, como propone Steve Pinker, para encontrar el camino al futuro es necesario un optimismo inconformista que aspire a mejorar la sociedad, la vida de las personas, apoyándose en el progreso, la ciencia, el humanismo y la razón.

Por eso, y a pesar de las culpas que nos inventan, no me arrepiento lo más mínimo de pertenecer a Ciudadanos.