Tres años como concejal del Ayuntamiento de Andorra. Casi una legislatura en la que ha pasado de todo. Hemos vivido con escepticismo la clausura definitiva de la Central Térmica de Andorra, y hemos visto como desde Europa se pedía una descarbonización para dar paso a una energía renovable, respetuosa con el Medio Ambiente.

Es evidente que estos dos factores, hacen que, en Andorra, además de el aporte, de la demandada, ansiada, y ya, desesperante, Transición ecológica, sea necesario un cambio en el tejido productivo, de modo inmediato.

Llevamos más de dos años, debatiendo en pleno, el alquiler de terreno municipal a empresas privadas, para la instalación de centrales fotoeléctricas y eólicas. Dos años, en los que únicamente Elijo Andorra, y nuestro grupo, Izquierda Unida, no han votado a favor de dictámenes irrisorios en los que, se definen estos alquileres como Interés Público, porque van a crear puestos de trabajo de manera inmediata (que no mantenida en el tiempo).

Y si va a crear empleo, ¿porqué no votamos a favor? No hemos votado a favor, por el amplio historial de estas empresas en cuanto a especulación de terrenos y compraventa de Gigawatios. Por no hablar, del impacto visual que empieza a apreciarse al llegar a nuestro municipio.

Comprendemos que los puestos de trabajo son más necesarios que nunca, pero nos preguntamos a qué precio. ¿Tiene el equipo de gobierno un plan para cambiar el tejido productivo de nuestra población? ¿Futuribles empresas químicas y nuestros campos plagados de placas son el futuro que queremos? Cuanto menos, se debería haber consensuado con la ciudadanía. Aquí manda que venga el presidente de la comunidad a presentar proyectos de manos de empresas privadas, lo cual habla de determinadas sinergias, muy preocupantes.

Veo las consultas populares que surgen en poblaciones de nuestra comunidad, como Valdetormo, y Valjunquera, acerca de este tipo de parques. Gobernar para la ciudadanía o a espaldas de la ciudadanía.

David Villanueva. IU Andorra