Hoy es uno de esos días con banda sonora. Lo es desde 1988, año de nacimiento de ‘Un año más’, la canción en la que Mecano nos canta eso de ‘entre gritos y pitos los españolitos […] hacemos por una vez, algo a la vez’. A medianoche nos volveremos a poner otra vez de acuerdo para dar la bienvenida a la vez a un nuevo año entre los mejores deseos al prójimo. Entraremos en 2020 con el gobierno en Madrid todavía en funciones y con la esperanza de que, de una vez, nuestros políticos sean los que se pongan de acuerdo. Se comenta que será el 5 de enero en una especie de adelanto de regalo de Reyes pero habrá que esperar. Despedimos el año eso sí con los presupuestos autonómicos aprobados.

Decimos adiós a 2019 con dulzura, con la que nos dejó El Gordo de Navidad y que fue tan felizmente repartido. Este territorio se lo merece, y por eso 2020 debe ser un año tan redondo como la cifra que representa. Nuestros vecinos de comunidades vecinas nos quieren, así lo revelan los datos de visitas a Dinópolis y sus subsedes o la procedencia de quienes nos visitaron en Nochebuena y lo vuelven a hacer hoy, para despedir este año con nosotros. Los hoteles presentan buenas ocupaciones y también el comercio. Pequeños empresarios que con su trabajo dejan cifras más que interesantes de retorno aquí, en casa. La Asociación Turismo Bajo Aragón hizo el cálculo de 2018 y el resultado son 2,7 millones. Este informe, además de un necesario impulso de autoestima, demuestra que juntos somos más fuertes. En las tiendas las compras se aceleran para ultimar la cena de hoy pero también la comida de mañana día 1. Las puertas se abren y cierran de seguido, y cada vez para recibir peticiones que, ¿dónde mejor que en el comercio local para ser satisfechas? Como recuerdan, -y como está demostrado-, dinero gastado en el barrio es dinero invertido. No queda nada para Reyes y sus roscones, además de sus regalos. En pastelería somos número uno y también en regalar ilusión. Una ilusión sin colores ni separaciones porque los juguetes no tienen género. Los juegos educativos, no violentos y que fomenten la cooperación y colaboración, son siempre la mejor opción. Esta noche desearemos muy fuerte que este que entra sea un gran año, que nos deje nuestras reivindicaciones cumplidas. Esta noche nos volveremos a reunir, a mirarnos a los ojos y a brindar para recibir el 2020 juntos.

Editorial