Que poco me gusta este término. Desde la primera vez que lo escuche me produce un rechazo por varios motivos, tanto por la causa que lo genera como por su término celebrativo. En Alcañiz creo que hemos cumplido con nota y hemos respetado de una forma ejemplar las indicaciones higiénico sanitarias y las recomendaciones que se nos han dado (la evolución durante los próximos días nos darán o nos quitarán la razón).

Unas «no fiestas» en las que hemos seguido mostrando nuestro respeto de una manera responsable a nuestros patrones la «Virgen de Pueyos» y el «Santo Ángel Custodio». No hemos de dejar que nuestras señas de identidad, nuestras tradiciones y costumbres se pierdan y de una manera responsable, respetando todas las medidas de seguridad, hemos de seguir participando como corporación municipal en este tipo de celebraciones. Desde el Ayuntamiento con el alcalde a la cabeza debemos acudir a este tipo de actos para acompañar a nuestros vecinos ya que como representantes municipales nos debemos a ellos y se da una imagen de institucionalidad al acto que de otra manera no lo daría.

En estos momentos nos hemos de central en lo verdaderamente importante que es salir de esta crisis sanitaria y para ello hemos de priorizar todo aquello que refuerce el control, la higiene y la información, apoyando a todos los sectores sin distinción ni condición. Hemos de garantizar que nuestros mayores se sientan apoyados y seguros estén donde estén, tanto en residencias o en viviendas tuteladas. Apoyar a los centros educativos, a todos sin excepción. Públicos y concertados ya que sin distinción acuden a ellos nuestros menores y todos son alcañizanos o de poblaciones de nuestra comarca. De la misma manera hay que seguir apoyando al sector comercial e industrial, no nos podemos permitir ni el cierre ni la marcha de ninguna empresa ya que son las que dan vida a nuestro territorio. Aprendamos de nuestros errores y no dejemos que vuelva a ocurrir que se nos marchen sin buscar una alternativa.

Por último agradecer a nuestros jóvenes que aunque se hayan tenido que reinventar en su manera de disfrutar las «no fiestas» han guardado de una manera mayoritaria todas las indicaciones que se les han dado… pronto saldremos de esto todos juntos.

Eduardo Orrios – PAR Alcañiz