Sr. Juste, en el artículo dirigido a mi persona que pretendía rebatir otro escrito en el que yo denunciaba el agravio comparativo cometido por el gobierno pentapartito de Aragón en cuanto a la financiación local, se ha atrevido a dudar de mi trabajo como alcaldesa. De entrada, no le voy a permitir que ponga en duda nuestra capacidad ni nuestro trabajo para procurar lo mejor para nuestro pueblo, al igual que usted lo procurará en el suyo.

No le quepa duda de que hablo con los «jefes» (así les dice usted) de mi partido y también con los habitantes de mi pueblo. Mis convecinos ya saben que hemos conseguido con nuestras gestiones más de 200.000 euros del Gobierno de España y otros 300.000 del Gobierno de Aragón para cuidar de nuestro patrimonio. Además, defiendo que gracias al partido al que represento la respuesta a los problemas de despoblación han pasado por primera vez de las palabras y debates a los hechos.

A mis convecinos también les cuento que, gracias a los gobiernos de Javier Lambán, la financiación para los municipios pasó en dos legislaturas de 9 a 30 millones de euros. No sólo eso, les digo que hace un año se aprobó una Ley de Financiación Local que blindaba esos fondos para que ningún gobierno jugara con ellos, para que por fin los municipios como el mío tuvieran la certidumbre de saber con qué dinero iban a contar.

Ahora les tendré que decir que el nuevo Gobierno de Aragón ha decidido hacer estallar ese reparto basado en criterios objetivos que conducen a la equidad para beneficiar únicamente a las capitales de provincia. Eso es lo que ha pasado, señor Juste: ustedes han quebrantado esos principios de igualdad incumpliendo flagrantemente la Ley de Financiación Local para que su líder pueda cumplir con sus compromisos electorales.

En su artículo, pretende usted distraernos de la realidad mezclando churras con merinas, escribiendo medias verdades y, por supuesto y tal como marca el argumentario del PP, metiendo en estos lodos al presidente Sánchez y a Cataluña. Omite usted que de esos 1,4 millones de euros con los que suplementan la Ley de Financiación Local en el presupuesto, la mitad van solo a las 2 capitales, mientras que 728 municipios debemos conformarnos con la otra mitad. Por tanto, el Gobierno de Azcón va a aumentar en un 40% la financiación de las ciudades de Huesca y Teruel y apenas un 3% la de los demás municipios.

Incumplen una ley justa y objetiva para dar paso a la arbitrariedad en el reparto, que supongo es como más cómodo se encuentra el PP, pues permite mercadear y comprar voluntades.

Y no lo decimos sólo los políticos de la oposición a su gobierno pentapartido de PP, Vox, Par, Aragoneses y Tú Aragón. También lo dice un informe de los servicios jurídicos de las Cortes que cuestiona la legalidad de esas ayudas extra para las ciudades de Huesca y Teruel, comprometidas y finalmente confirmadas en el proyecto de Ley de Presupuestos 2024.

Ese informe, señor Juste, asegura que no hay base jurídica suficiente para modificar el contenido de la vigente ley del Fondo de Financiación local. Dice también que, PARA ACABAR CON LA ARBITRARIEDAD, cualquier incremento de la dotación mínima fijada por ley, 30,65 millones, «deberá asignarse por esfuerzo fiscal, población de 65 años, sobre envejecimiento, densidad de población, ordenación territorial y ordinalidad». En definitiva, tal como sabiamente establece la Ley.

Ninguna de las otras medidas que usted nombra en el artículo para intentar desviar la atención puede ocultar esta manifiesta e indudable injusticia. Me alegra mucho que se incremente el Fondo de Cohesión Territorial, pero no responde a las mismas necesidades que el Fondo de Financiación Municipal. Espero, eso sí, que el Gobierno de ustedes dedique a despoblación más de esos 23 millones de euros con los que dice contará la consejería específica. De momento, ya han dedicado 2,5 a un chiringuito para hacer más estudios de esos que tanto criticaban antes en VOX y de los que ahora alardean.

Y, por supuesto, sabrá que el FITE no está dirigido, o no debería (según han repetido ustedes hasta la saciedad, a la financiación ordinaria. Eso sí, me alegro enormemente de que quieran aumentar el Fondo especial, que el PP haya recapacitado y desistido en su interés de hacerlo desaparecer, como hicieron en los Presupuestos de 2013. Entonces logramos impedirlo gracias a la presión del PSOE y de la ciudadanía.

También habla en su artículo de las ayudas al funcionamiento que, por cierto, existen gracias a mis «jefes» del PSOE. Está muy bien que prometan ahora llegar hasta el 20%, que empiecen por fin a poner su granito de arena en este tema por el que nunca hicieron nada. De hecho, están a tiempo de añadir la partida correspondiente en los Presupuestos 2024 de la Comunidad Autónoma.

Ya que ha metido en este asunto a nuestros jefes, me gustaría saber: ¿ha mostrado algún interés el señor Azcón por algo más que por la ciudad de la que parece seguir siendo alcalde? ¿Qué le parece que intentara en su momento torpedear y bloquear, en Bruselas y junto a la alcaldesa de Teruel, los fondos europeos con los que hoy salen adelante tantos proyectos en nuestros municipios?

Deje de hacerse trampas al solitario como ha demostrado con su artículo, porque para un señor como usted, con los tres o cuatro cargos políticos que ostenta, está muy feo manipular, tergiversar y mentir. ¿Sabe por qué ha mezclado usted todo al contestarme? Porque la realidad es muy tozuda y el agravio comparativo del pentapartito con la Ley de Financiación Municipal está clarísimo. Supongo que no hace falta que usted pregunte a sus jefes por esta cuestión, lo sabe perfectamente.

Mari Carmen Soler. Alcaldesa de Mirambel y diputada autonómica por la provincia de Teruel