En un mundo donde reina la hiperconexión, la relevancia de estar presentes en redes sociales y la compañía del teléfono móvil, prácticamente, a cada rato, se hace impensable que no surjan también movimientos más reivindicativos en nuestra provincia. Más allá de dar publicidad a un determinado lugar o a un evento en concreto, comienzo a notar la presencia de perfiles sociales que buscan la mejora para Teruel, pero, a su vez, de una manera más «gamberra» y con grandes dosis de memes. Estos últimos, que son una suerte de chistes gráficos compuestos por una imagen y unas breves frases, son, recientemente, la base de la vida en redes sociales, además de que gozan de gran popularidad. De hecho, una vez leí que los españoles éramos grandes creadores de memes y que, ante una injusticia o una situación adversa, preferíamos reírnos con una imagen en las redes sociales. Nos gusta reírnos de la situación, pero también de nosotros mismos, a los que vemos reflejados en el chiste.

Es por esto que, tarde o temprano, tenía que llegar el turno a nuestra provincia. Ya hay numerosos perfiles que promulgan esta idea -la de reír antes que llorar- y nutren con imágenes divertidas el feed de sus seguidores. Son, en muchas ocasiones, muy virales, ya que cuentan con una gran facilidad para ser compartidos.

Llama la atención que, en una provincia donde existen verdaderos problemas con la conexión a internet y donde en muchas zonas ni siquiera haya cobertura móvil, hayan surgido numerosos perfiles de este estilo y que, además, sigan creciendo en número de seguidores.

De entre mis favoritos, se encuentra el perfil de Hijos de la nada (@hijosdelanada), que mezcla memes con información y datos sobre despoblación, pero teniendo la actualidad de la provincia muy presente. Asimismo, los responsables de esa cuenta comparten publicaciones de otras que tienen interés regional como, por ejemplo, el llamamiento realizado por Apadrina un olivo y el Ayuntamiento de Alacón para no cerrar su escuela.

Puede que estos memes no cambien la situación, pero ayudan a crear conciencia sobre ella.

Eva Bielsa. Aprendiendo a volar