Los vecinos del Bajo Aragón tiemblan cada vez que se aproxima una borrasca. Además de por las complicaciones que trae siempre la nieve, si se producen daños en explotaciones ganaderas o cultivos, muchos agricultores y ganaderos saben que van a tener que pasar un calvario para cobrar compensaciones. Con la borrasca Gloria se prometieron muchas ayudas, pero todavía queda gente sin cobrar porque los trámites burocráticos han sido desastrosos: falta coordinación entre administraciones. Durante las nevadas, mientras la DGA, diputaciones y ayuntamientos discutían sobre a quién le toca arreglar un camino o carretera, los agricultores de la zona ya habían sacado sus tractores para despejar el paso. No se pueden permitir perder un tiempo valioso. Aragón es medio rural, y hay que cuidarlo más.

En Ciudadanos hay una cosa que tenemos clara: a un ganadero que se aboca a la ruina tras perder su nave con todos sus animales dentro no se le puede hacer pasar por un tortuoso trámite administrativo para cobrar una ayuda. Bastante tiene ya con lo suyo como para que la administración le dé dolores de cabeza. Siempre hemos sido el partido de los autónomos, por eso hemos sido imprescindibles para impulsar la Ley de simplificación administrativa en las Cortes y seguiremos aplicando medidas para acabar con el Aragón del ‘vuelva usted mañana’.

La borrasca Filomena, justo un año después, nos ha dejado menos nieve pero los mismos errores por parte del Gobierno de Aragón y la Diputación Provincial de Teruel. Somos conscientes de que los medios públicos llegan hasta donde llegan. No le pedimos peras al olmo. También sabemos que, en estos casos, la colaboración de la ciudadanía es imprescindible. Pero no nos engañemos: solo hace falta pasear por caminos rurales para ver que los destrozos siguen sin repararse un año después, que la labor de mantenimiento no ha sido la adecuada y que muchas ayudas siguen sin abonarse a los afectados.

Ciudadanos ha velado por estas ayudas y ha presentado decenas de preguntas e iniciativas en las Cortes de Aragón. Tampoco nos olvidamos de la traída de aguas de Andorra. Cs lleva varios años presentando enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso de los Diputados para que este proyecto cuente con financiación suficiente. Pero el Gobierno del PSOE rechaza las enmiendas y sigue haciendo oídos sordos a esta reclamación histórica de la zona. Tenemos las tierras y el clima, pero nos faltan las inversiones. Ya es triste.

Recalco que debemos de cuidar más al medio rural. Porque no se entiende que, tras celebrar la Baja Aragón, financiada con 400.000 euros del FITE, dos motoniveladoras arreglen los caminos al día siguiente, mientras que, a día de hoy, tan solo cinco o seis de estas maquinas circulan por toda la provincia para arreglar destrozos que los agricultores y ganaderos se cansan de reclamar desde hace meses. Aquí es donde se echa en falta mayor esfuerzo por parte de todas las administraciones, porque si bien es cierto que la borrasca ha afectado a buena parte del país, los vecinos de Madrid han vuelto a la normalidad, algo que no pueden decir miles de personas que viven en el medio rural. Eso, se mire como se mire, es intolerable.

Ciudadanos es un partido que nació con una idea fundamental: no puede haber ciudadanos de primera y de segunda. Por eso, seguimos defendiendo en las instituciones que los vecinos de un pequeño municipio del Bajo Aragón deben tener los mismos derechos y servicios que alguien que vive en el centro de Teruel.

La pandemia ha dejado tocados a muchos sectores económicos, por lo que es momento de impulsar la agroindustria como pilar fundamental de la actividad de nuestros pueblos: eliminemos las trabas a las empresas que quieren montar mataderos y dar trabajo, tengamos unos caminos decentes para los ganaderos y agricultores del territorio y, sobre todo, pongámosles la alfombra roja y no palos en la rueda.

Ramiro Domínguez – Diputado de Ciudadanos en las Cortes de Aragón por la provincia de Teruel