Cuando arrecian las «mal dadas» y no se ve en el horizonte una salida clara, no es momento de autoflagelarse, sino de levantar la cabeza y mirar al interior para reconocer nuestros potenciales.
Con las minas de carbón y la Central Térmica cerradas, el cambio de la estrategia económica ha llegado y cambiar el modelo económico de todo un municipio, Comarca o incluso buena parte de la provincia de Teruel no es fácil. En la búsqueda de nuevas alternativas de trabajo, la Comarca Andorra – Sierra de Arcos, dentro de las competencias que desarrolla, ha encontrado un nicho de negocio que se adapta a las necesidades de una comarca como la nuestra, el turismo.

El bajo desarrollo de este sector y un territorio poco conocido pero con grandes potenciales tanto culturales como naturales es una ventaja a la hora de enfocar la estrategia para que esta nueva industria florezca y además lo haga desde el consenso de todos los agentes del territorio y nos permita convertir nuestra Comarca, en un territorio turístico no solo sostenible, sino regenerativo y que éste sea además el motor de una transformación integral en la que ese turismo sea la palanca vital del desarrollo económico de nuestro entorno.

La tendencia generada por la actual situación de pandemia hacia el turismo rural y los espacios naturales menos poblados, aporta mejores expectativas de mercado a corto y medio plazo para las formas de turismo por las que ya ha venido apostando la comarca desde hace un tiempo, más especializadas y minoritarias, y más basadas en la calidad que en la cantidad. Soy optimista y la aprobación del Plan de Sostenibilidad Turística en Destino nos lleva a trabajar con mayor ilusión y entusiasmo si cabe.
Y es que con 3 millones de euros que está dotado este Plan se trabaja con más alegría, muchísimas gracias al Ministerio de Industria y al Gobierno de Aragón, con Arturo Aliaga al frente de la Consejería de Industria Competitividad y Desarrollo empresarial por confiar en nuestro proyecto y darnos así la oportunidad para cambiar ese modelo económico y hacerlo de la mejor manera posible, siendo sostenibles.

Marta Sancho. PAR Alloza