La comisión de Entidades Locales del Senado aprobó 50 medidas fiscales, sociales y financieras frente a la despoblación rural apoyando a los habitantes del medio rural.

El Gobierno de Aragón va a elaborar un proyecto de Ley de Dinamización Rural para desarrollar las zonas rurales y luchar contra la Despoblación. Entre otras materias prioritarias, estarán la vivienda, la agricultura y la ganadería y la planificación de actividades económicas.

La Conferencia de Presidentes de Parlamentos Autonómicos aprobó la «Declaración de Mérida» para favorecer la cohesión territorial.

Y un sinfín de ponencias, acuerdos, mesas redondas contra la Despoblación, pero… ¿Llegarán a tiempo estas ayudas? o ¿Habrán desaparecido los pueblos cuando, por fin, lleguen? El ser humano y su dignidad deben tener prioridad y estar por encima de todo.

En el Matarraña agradecemos el agua que ha traído la nevada pero continuamos sumando más desperfectos ocasionados. Muchas personas han perdido su medio de vida, sus animales muertos, sus vehículos y maquinaria atrapada, sus olivos destrozados y sus granjas o naves derrumbadas. Para rematarlo, sólo faltaba, la recogida de sus residuos y en especial de las uralitas. Tendrán que afrontar unos gastos desproporcionados para retirar y tratar los restos que contienen amianto. Este material en su momento fue permitido y considerado adecuado.
Los alcaldes sufrimos con nuestros pueblos y nos sentimos impotentes, indefensos, con tensión y preocupados. ¡Cómo te duele ver a estos hombres y mujeres fuertes y luchadores que no temen ni al frio ni al calor, que no reblan ni retroceden ante dificultades,… y sin embargo, no pueden disimular sus lágrimas!

Pedimos a la DGA que nos apoyen, que si de verdad quieren ayudarnos que se hagan cargo de la retirada de estos residuos. Queremos seguir viviendo en nuestros pueblos y no tener que emigrar. Esperanzados, apelamos a sus sensibilidades y buenas voluntades políticas.

Carmen Agud PAR Fuentespalda