Hay un nuevo Ciudadanos; ahora toca reformar España”, esta ha sido la primera consigna con la que salimos tras la primera reunión del nuevo Comité Permanente de CS la semana pasada, tras concluir nuestro proceso de refundación y celebrar la VI Asamblea General de la formación. Nuestros afiliados han ratificado, han votado y han debatido cuál debe ser el nuevo rumbo del partido, con unos nuevos estatutos, una nueva estrategia y una nueva hoja de ruta clara sobre cuáles son nuestros valores y hacia dónde nos tenemos que dirigir para darle la vuelta al partido y darle la vuelta a nuestro país.

Tras el mayor proceso de democracia interna que ha llevado a cabo un partido político en España, CS ha salido unido y muy reforzado de esta Asamblea. Ahora, vamos a continuar con este trabajo pensando en los concejales, en todos los cargos y en todos los afiliados que están en cada rincón de nuestro país dejándose la piel por el proyecto. Los miembros del nuevo equipo que ha tomado las riendas de la formación lo tenemos claro: vamos a dar la vuelta a este partido para darle la vuelta a España. Creemos en los valores del liberalismo, y defenderemos la mejora de la vida de los españoles para construir un país a su altura, puesto que, desgraciadamente, en este momento la libertad no está garantizada en España.

El Gobierno está dinamitando las bases de la democracia, por eso debemos reunir a los españoles que comparten con nosotros la visión de España, porque somos una oportunidad para el cambio ante una izquierda desquiciada que lo ha apostado todo a las políticas de identidad y la polarización, pero también vamos a combatir a la derecha conservadora cuya máxima obsesión es volver al poder. Creemos en una sociedad de ciudadanos libres e iguales, por eso no podíamos renunciar a la idea más noble que existe: la idea de ciudadanía; porque nada es tan importante como la dignidad de todos los ciudadanos, sin imposiciones morales y solo sometidos a las leyes que nos hacen iguales a todos.

Por todo ello, el nuevo CS no se avergüenza de defender los principios liberales, no pide perdón por creer que nuestro país merece un mejor futuro, y tampoco pide perdón por transformar este país haciendo políticas que nadie se atreve a realizar. No basta con que salga de Moncloa la agenda destructiva de Sánchez, hace falta que entre la agenda constructiva de CS, porque los problemas de España son fruto de 40 años de fracaso del bipartidismo.

Ramón Fuertes. CIUDADANOS Teruel