Esta última semana no nos deja buenas noticias en referencia a las quemas agrícolas, ya que han sido varios los incendios provocados por esta actividad en distintos municipios de nuestra provincia; pero lo peor es que estas quemas han sido realizadas en días en los que no se podía hacer fuego, debido a las condiciones climatológicas. Esto sumado al descuido de los que lo realizan acaba teniendo un resultado fatídico. Y ya si encima a todo esto le sumamos la falta de lluvias en nuestro territorio, llegamos a una suma de factores que ayudan al descontrol de dichas quemas agrícolas, ya que el agua ayuda a que no esté todo más seco que el desierto del Sahara. Y hablando del agua, recalcar que es un elemento tan necesario para que todo siga su curso, que las siembras lleven su tiempo, que vayan dentro de plazo, que crezcan como tiene que ser, y así poder conseguir una cosecha como dios manda.

Por eso es muy importante cuidar la naturaleza y el medio ambiente, ya que todo influye en él. Es decir, si no reciclamos le afecta; si tiramos residuos en los ríos, le afecta; si dejamos la basura en el monte, le afecta; y así todo, todo es una bola de la cual el único responsable es el ser humano y de la cual tenemos que ser muy conscientes, ya que toda nuestra vida gira en torno a esto. Si destrozamos nuestro hábitat no tenemos otro, y aunque no lo parezca todo influye y todo afecta, igual que la falta de lluvias. Esto es una consecuencia más del cambio climático y es una señal para que nos demos cuenta de que algo no estamos haciendo bien.

Con este artículo quería haceros pensar en la importancia de cuidar nuestro entorno, que hagamos caso; que si un día no se puede quemar no lo hagamos y esperemos a cuando haya luz verde, que si todos ponemos un poco de nuestra parte todo irá mejor, tanto para el campo como para nosotros. Que ser responsables, cuesta muy poco.

Saúl Riba – PAR Mas de las Matas