Ya han terminado los meses fuertes de verano, ¿ahora qué? Ya empezamos a quedar los mismos de siempre, para muchos, estos meses han sido la escapatoria perfecta después del confinamiento, venir al pueblo a respirar aire puro, salir de un piso pequeño y aparecer en una casa más grande, poder disfrutar de muchos privilegios que en la ciudad no se pueden permitir, pero, también hay que nombrar a todos esos que han venido y se han dedicado a hacer el vándalo, a no respetar las normas ya que les parece que el pueblo es la ciudad sin ley, pero hay que recordar que estamos en medio de una pandemia mundial, y que en los pueblos la mayoría de sus residentes se trata de personas mayores a las cuales este virus les afecta a unos niveles extremos, y que leches, también hay que pensar en el resto de los habitantes del pueblo, gente que tiene negocios, empresas, que también les puede afectar de una manera drástica, tanto a nivel económico como de salud, ya que frente a este virus no estamos exentos nadie. Estamos encantados de recibir a todo el mundo pero la gente tiene que ser consciente que los del pueblo también tenemos una vida que seguir adelante y que hemos pasado por lo mismo que ellos, lo único que nosotros decidimos vivir en un pueblo en vez de en una ciudad.

Otro tema que me preocupa ahora en septiembre es la vuelta al cole, ya que no se ve nada claro, no hay unas pautas a seguir y esta como todo en el aire, ni niños ni jóvenes saben cómo va a ser su rutina ahora, si va a ser presencial, online, mitad y mitad, que va a pasar si hay algún caso positivo en su clase, si solo irán con un grupo reducido, si irán con sus compañeros de siempre, todos juntos o como. Por no hablar de los padres, que tampoco saben cómo se van a organizar, a que hora llevar a los niños al colegio, a que hora recogerlos, si tienen más de uno si irán todos a la misma hora, también hay que pensar que la mayoría trabajan y no se sabe si van a poder flexibilizar sus horarios para adaptarlos a los de los hijos.

Es un tema bastante complicado que iremos viendo cómo funciona una vez que empiecen, así que vamos a cruzar los dedos y que todo fluya hacia la normalidad a la que estábamos acostumbrados.

Saúl Riba – PAR Mas de las Matas