Leo algunas reflexiones escritas desde el bullicio de la capital de España, que intentan desentrañar los motivos que han impulsado a una plataforma como «Teruel Existe» a presentarse a las elecciones. Me sorprende el cacao mental que llevan algunos en la cabeza, que va desde la citación de nacionalismos periféricos a regionalismos pretéritos y me doy cuenta de lo lejos que están de nosotros.

«Teruel Existe» no es consecuencia de ese tipo de factores citados externos a nuestra provincia, es la consecuencia de un legado histórico de dejadez hacía la España rural de la que Teruel ha sido punta de lanza, tanto en el sentido del abandono como en el de la reivindicación de la lucha por un futuro digno y con vida para la provincia.

Prácticamente todos nos conocemos y aunque como he dicho siempre «Teruel Existe» ha sido una plataforma ciudadana transversal y con mucho apoyo social, otra cosa serán los votos. En una provincia que vota casi siempre parecido y casi siempre a los mismos y en un país donde (salvo alguna excepción) todos los partidos han tenido que presentarse muchas veces para tener algún tipo de ascendencia electoral.

Ante un panorama electoral tan confuso y tan imprevisible no me aventuro a hacer pronósticos. Y también quiero recordar que hay vida más allá de las urnas y hay reivindicaciones que son justas las avalen o no los votos y lo más importante no será el día 10 de Noviembre día de las elecciones, lo más importante será el día 11 porque el día 11 sea cual sea el resultado y aunque ganen los de siempre y como siempre, habrá que seguir peleando por una provincia que lo merece.

Algunas cosas que se plantean las he tenido en la cabeza hace mucho y me siento identificado. La descentralización administrativa que yo llevaría hasta los máximos y cuando digo máximos, me refiero a que en un tiempo donde se impondrá por completo la informatización un ministerio puede estar en cualquier ciudad, es una propuesta interesante aunque se plantee a menor escala. Me irrita cuando veo la riqueza de comunidades como Madrid que no producen mucho pero alardean, claro con cientos de miles de funcionarios con salarios por encima de la media es más plausible sacar adelante todo el conglomerado económico, me gustaría un modelo más productivo pero si el país está descentralizado para algunas cosas esa debe ser una de ellas. El asunto de la fiscalidad diferenciadora positiva también puede ayudar.
Reviso con algo de desazón la hemeroteca, pues llevamos mucho tiempo pidiendo lo mismo y al final por unas cosas o las otras todo se queda en muchas palabras y pocos hechos. Ya no sé ni como decirlo pero nuestra provincia, se merece una oportunidad de desarrollo continúa, tampoco se piden quimeras. Y sean cuales sean nuestros representantes en Madrid, deberían tener grabado a fuego que Teruel no está para juegos políticos, Teruel está para hacer algo y hacerlo ya.

Víctor Puch