No es extensa, a día de hoy, mi experiencia como cargo público en órganos institucionales, sin embargo, sí que he podido comprobar ya, el poco rubor de ciertas personas a no responder a preguntas que se les formula de manera totalmente deliberada, o bien a contestar lo que les viene en gana, pasándose por el arco del Triunfo la veracidad de los hechos, o bien a responder correctamente, pero al no ajustarse dicha respuesta a lo deseado por el gobernante, ¡Hala! Pues que no se incluye en el acta, oiga, y de esa forma la gente no puede enterarse de lo que se cuece en estas reuniones.

En el último pleno de mi localidad solicité que se me informara en qué documento oficial, llámese Real Decreto, Orden o Base, figura que un miembro de una corporación puede cobrar indemnizaciones sin previa justificación documental. Las respuestas fueron muy variopintas, pero ninguna objetiva que aclarara mi duda. Sé que, según el artículo 75 de las Bases de Régimen Local, los miembros de una corporación sin dedicación exclusiva ni parcial pueden percibir asistencias por concurrencia efectiva a las sesiones de los órganos colegiados de la corporación, éstos son las Comisiones y los Plenos del propio Ayuntamiento, además de percibir indemnizaciones por los gastos ocasionados en el ejercicio de su cargo. Pero lo de cobrar una cantidad fija por asistencia a otros órganos o instituciones no dependientes del municipio, en cuyo caso deberían indemnizar dichos órganos, sin retención del IRPF, además de las dietas y la locomoción, sigo sin encontrar reglamento que lo justifique.

Por otro lado, cuando otro miembro de mi partido preguntó acerca del coste de los famosos dispositivos móviles que adquirió el ayuntamiento, se nos dijo textualmente que costaban «200€ al año por persona o 17€ al mes». Creo que ahí ha habido un error de lectura de facturas, porque lo que en realidad cuestan son algo más de doscientos euros al mes y no al año. De nada por la aclaración. Es que, a veces, uno se pone a leer facturas y se lía.

A menudo, espacios como éste son la única vía que tenemos la oposición para poder expresar nuestro desacuerdo sobre las decisiones que se toman en los órganos en los que estamos presentes. O para aclarar asuntos que desconocen e importan a los ciudadanos.

Julia Cortés – CHA Maella