Hoy martes se aprobarán previsiblemente, en el Pleno del Ayuntamiento de Alcañiz, las ordenanzas municipales para el próximo año 2020.

Puedo asegurarles que no hará falta darles mucha publicidad a las mismas, ya que todos los alcañizanos conocerán de primera mano cual ha sido el resultado y que repercusiones tienen. El actual equipo de gobierno Psoe, Ciudadanos e IU ha decidido subirlas de manera generalizada, todas un 1,1%, es decir, que todos los bolsillos de Alcañiz van a verse afectados con esta subida en impuestos, tasas y precios públicos y con las que por supuesto el Partido aragonés en Alcañiz no está de acuerdo.

Durante los diferentes mandatos corporativos el Par en Alcañiz siempre ha hecho propuestas para rebajar o bonificar los impuestos y tasas municipales, ya que creemos que un Ayuntamiento como el de Alcañiz, saneado en sus cuentas, con un nivel de endeudamiento actual mucho menor que el de la mayoría de ciudades de igual tamaño, puede permitirse ingresar dinero por otras fuentes que no sean las del ciudadano, por ejemplo solicitar un crédito, no es explicable que se plantee aumentar los ingresos sólo con la penalización a todos los usuarios de servicios municipales y a los que pagan impuestos en la localidad.

El ejemplo más llamativo es el IBI, y por mucho que este equipo de gobierno sea nuevo, debería reconocer y valorar el esfuerzo que ha supuesto en los últimos años la subida del IBI para todos los que tienen un inmueble en Alcañiz.

El impuesto de bienes inmuebles (IBI) es el impuesto que más ingresos le reporta a los Ayuntamientos, concretamente al de Alcañiz es casi el 36% de sus ingresos, algo más de 4 millones y medio de euros en la actualidad, y que desde el boom inmobiliario hasta 2012 consiguió casi duplicar la recaudación.

Este impuesto se calcula a través del valor catastral, y una parte es fija del Estado y otra es variable (entre el 0.40 y el 1.30) donde el Ayuntamiento puede decir subir o bajar ese importe actualmente al 0,65 y que este equipo de gobierno va a subirlo al 0,70 para 2020.

En 2016, el Estado publicó el Real Decreto-ley 3/2016, de 2 de diciembre, por el que se adoptaba medidas en el ámbito tributario dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y otras medidas urgentes en materia social, donde se planteaba un coeficiente de actualización del valor catastral, que se realizó en la mitad de los pueblos de Aragón, en 125 municipios de la provincia de Teruel y que en Alcañiz supuso una subida del 7% del valor catastral, una regularización y una actualización del recibo al alza de todos los inmuebles de Alcañiz y que el Partido Aragonés en sus enmiendas planteó para compensar de alguna manera la reducción en el tramo municipal.

No es entendible, que después de haber sufrido esta subida, en algunos casos desproporcionada, el actual equipo de gobierno siga planteándose penalizar a las personas y empresas que tienen inmuebles en Alcañiz, aunque sea un 1,1%, aunque digan que bonificaran un 5% a los recibos domiciliados (1 de cada 6 no está domiciliado). Lo que es cierto es que a partir de 2020 vamos a pagar más IBI del que estamos pagando en 2019, y bajo nuestro punto de vista sin ninguna necesidad.

La subida de impuestos sin justificar, sin saber cuales van a ser los gastos, es una medida de entrada injusta, con un único fin recaudatorio, esperemos que no sea para poder pagar los cargos de libre designación que han aumentado considerablemente con este gobierno, cuando tengamos el presupuesto para 2020 veremos.

La subida del IBI concretamente, penaliza a particulares que tienen una primera vivienda, a segundas residencias, a empresarios, a comercios y autónomos, que ya pagan suficientes impuestos como para plantearse penalizar a los que quieren invertir en Alcañiz y apuestan por comprar.

Las enmiendas que el Partido Aragonés en Alcañiz plantea para las ordenanzas de 2020 nada tienen que ver con subir impuestos, tasas o precios públicos, sino todo lo contrario.

Entendemos que hay que apoyar a los empresarios a los nuevos autónomos y nuevas empresas que creen empleo en la localidad, como manera de incentivar a los que se quedan en el territorio, hay que plantear bonificaciones en el ICIO, IBI,IAE. Una bonificación del 50% sobre la cuota determinada a autónomos y empresas que decidan realizar o ampliar sus negocios en el casco histórico y zona centro de Alcañiz como manera de revitalizar el centro y los comercios.

Bonificaciones igualmente en el impuesto de vehículos (IVTM), para vehículos híbridos y eléctricos, así como para vehículos destinados a uso de taxi exenciones en las renovaciones.

Los impuestos tienen que permitir dar servicios municipales de calidad, por supuesto, pero la vía de subir impuestos no es la que el Partido Aragonés ha apoyado nunca ni apoyará en el Ayuntamiento de Alcañiz, existen otras fórmulas menos costosas para el ciudadano, que son igualmente válidas y menos dañinas.

*Berta Zapater – Portavoz del Partido Aragonés en el Ayuntamiento de Alcañiz