Ya está encima de la mesa el borrador de presupuestos de la Comunidad Autónoma, con una diferencia esencial con respecto a otros años, este año, los partidos que están de acuerdo a priori son más que nunca, cuatro de los que forman el parlamento aragonés son los involucrados en este proyecto, y eso hace que sea un buen punto de partida para intentar llegar a un acuerdo de amplia base para que, en un momento tan delicado como el actual, se sumen las propuestas de las diferentes formaciones políticas al borrador inicial y que esta tierra de pactos y acuerdos sea ejemplo en el resto del país.

Más de siete mil millones de euros, el presupuesto más alto de la historia de nuestra comunidad, se van a destinar a plasmar las líneas de acción política que reviertan la crítica situación económico-sanitaria en la que está sumida nuestra tierra y a sentar las bases de tan ansiada recuperación. Es momento de atajar lo más inmediato, de destinar los recursos necesarios para paliar con éxito la grave situación por la pandemia que sufre la ciudadanía, de plantear las ayudas necesarias para sectores tan importantes como el turístico, el comercial y el industrial, pero también es momento para seguir desarrollando pilares fundamentales para el bienestar de los aragoneses como los hospitales de Alcañiz y Teruel, las infraestructuras de todo tipo o las mejoras en las telecomunicaciones.

A mi juicio, no es momento de aplicar un reparto lineal sino de priorizar, ya que en este preciso momento tenemos más que claras las necesidades y tenemos también la disponibilidad presupuestaria necesaria para satisfacerlas.

Ganar la batalla al covid inviertiendo recursos en atender a los contagiados, plantear un sistema educativo eficiente en la situación actual y ayudar a los sectores productivos más afectados por la pandemia a de ser la prioridad, y su dotación económica en éstos presupuestos dejará entrever la importancia que se le da desde el Gobierno Autonómico. Como siempre, el garbo se demuestra andando. No vaya a ser que tengamos tractores muy potentes para tajos muy pequeños y parcelas enormes que queramos labrar con mulos.

Vamos a ver si conseguimos los dos objetivos, es un buen momento para sumar. Miau.

Antonio Pérez – PAR Alcorisa