La incertidumbre se ha apoderado del mundo del deporte a todos los niveles. El fútbol no es ajeno a la crisis sanitaria en la que estamos inmersos y, si en las grandes ligas no hay un acuerdo en la manera de concluir con la actual temporada, qué decir de las competiciones más modestas pero no por ello menos importantes como puede ser la regional preferente en la que están inmersos cuatro equipos del territorio: Alcañiz, Alcorisa, Andorra y Caspe. Cuatro clubes que en el momento en el que se detuvo la competición, estamos hablando del pasado 8 de marzo, estaban luchando por objetivos distintos. Mientras que alcañizanos y caspolinos intentaban hacerse con uno de los puestos que llevan al ascenso de categoría, alcorisanos y andorranos porfiaban por evitar el descenso. Ahora todo está en manos de la Federación Aragonesa de Fútbol que será la que decidirá cómo finaliza esta atípica temporada. En principio todo parece indicar que la liga se finalizaría jugándose las diez jornadas que restan por disputarse por lo que los objetivos a conseguir estarían ligados a los resultados obtenidos sobre el terreno de juego. El problema radica en que de jugarse esas diez jornadas habría que hacerlo a partir del mes de junio y se habla que también en julio y sin público en las gradas. La otras opciones serían anular anular la competición y que no hubiera ascensos ni descensos o que anulara la competición con ascensos de los primeros clasificados y sin descensos. ¡Vaya lío con el fútbol!

Javier Vílchez