Este pasado martes volvimos de nuevo al salón de plenos para celebrar un pleno ordinario. Los diecisiete concejales, intentando guardar las medidas de seguridad, volvimos a debatir cara a cara sobre asuntos importantes para la ciudad como son las exenciones en la tasa de basuras y veladores para el comercio y la hostelería que tan mal lo están pasando a nivel económico con todo el tema de la pandemia. Al final se ha visto que no solicitábamos nada descabellado cuando hace ya meses con la aprobación de las ordenanzas municipales solicitábamos estas medidas. Ha tenido que ser en la negociación de los presupuestos cuando el equipo de gobierno ha rectificado y ha realizado estas bonificaciones y exenciones para intentar por lo menos que todo lo que puede hacer el ayuntamiento para aliviar la carga impositiva de los negocios alcañizanos lo haya realizado, cuando se debate, se escucha y se trabaja en equipo al final impera el sentido común.

También debatimos sobre los arreglos de los caminos de nuestro termino municipal. Y es que vemos que hay una arbitrariedad tremenda a la hora de acometer estos arreglos. Hace ya varios plenos que hemos solicitado la relación de caminos a los que se llegó a un acuerdo con la «junta de caminos» (reunión a la que no fuimos invitados) y cuáles de ellos ya se han acometido. Se ha llevado a una comisión de urbanismo y obras, pero no se ha aclarado todavía. Mi compañera Beatriz Altaba volvió a preguntarlo en este pleno, pero se volvieron a salir por la tangente. Desde el equipo de gobierno y más en concreto el alcalde nos volvió a decir que un camino en concreto sobre el que preguntamos («camino de la predicadera») se está arreglando porque una empresa va a montar allí un centro que dinamizará de una forma muy importante la ciudad. Pero nosotros nos preguntamos si no tienen el mismo derecho un ganadero que tiene cinco o seis trabajadores, o un agricultor que sobre todo a partir de estas fechas contrata para las campañas de la fruta a un número muy importante de trabajadores. Los caminos se deben de ir arreglando con un criterio (a no ser que haya alguna urgencia) y los que mejor conocen las prioridades de arreglo son nuestros agricultores y ganaderos, por ello es imprescindible no sólo pedirles opinión sino controlar que sus demandas se vayan realizando.

Por último decir que ya que no se permite el público de momento en los plenos y se van a seguir retransmitiendo al tener que ser públicos, se busque una fórmula para que la gente pueda seguirlo de una manera cómoda ya que en la retransmisión no había manera de oír el audio de una manera correcta.

Eduardo Orrios – PAR Alcañiz