El mayor caché de los espectáculos de todo tipo, el intenso calendario de actividades por la Comunidad, la ampliación de los programas tras dos años en blanco y la desaparición de empresas por la pandemia han disparado las partidas