El pasado 17 de marzo el Parque Cultural del Río Martín cumplió el 25 aniversario de funcionamiento como estructura de gestión, trabajando en la conservación, protección y difusión del rico patrimonio cultural del tramo medio del río Martín. Es un espacio singular y relevante de integración de diversos tipos de patrimonio geológico, paleontológico, histórico, artístico y monumental. Abarca los municipios de Albalate del Arzobispo en la Comarca de Bajo Martín; Ariño, Oliete y Alacón en la Comarca de Andorra Sierra de Arcos; Alcaine, Obón, Montalbán y su barrio de Peñarroyas en la Comarca de Cuencas Mineras.

25 años siendo un ejemplo de compromiso con el patrimonio y el territorio. Un emblemático proyecto que ha convertido la defensa del patrimonio cultural en recurso endógeno de desarrollo. Se creó con el eje vertebrador del arte rupestre, pero se ha extendido con sus actuaciones a todo el patrimonio material, natural e inmaterial. Fue el pionero y germen de la Ley de Parques Culturales de Aragón, aprobada por unanimidad por los parlamentarios aragoneses en 1997. Esta ley dota a los parques culturales de especiales medidas de protección para los elementos relevantes de cada parque, pero en ningún momento esta protección interfiere en el desarrollo integral de los municipios, más bien al contrario, viene a sumar y buen ejemplo son los más de 30 puestos de trabajos directos creados en nuestro Parque y los 35.000 visitantes de media que recibimos anualmente.

Muchos han sido los proyectos que nos hemos visto obligados a suspender y retrasar con motivo de la pandemia (cursos, encuentros, exposiciones, trabajos de consolidación del patrimonio…). Sin embargo, hemos hecho realidad otros muchos entre los que queremos destacar algunos por su relevancia.

El primero un proyecto basado en el arte rupestre. Se trata de la creación de un APP turística sobre el Arte Rupestre del Río Martín basado en la realidad aumentada. Una forma de promocionar y difundir este patrimonio que en 1998 fue declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO. Este proyecto consiste en que los turistas o visitantes a los abrigos pintados pueden, mediante su smartphone o tablet habiendo descargado previamente la APP a través de un código QR, identificar las pinturas rupestres, cuyo efecto de la realidad aumentada consistirá en superponerse el calco sobre éstas ayudando a su identificación y observación.

Destacar también que a final de año saldrá a la luz una nueva Guía turística del Parque Cultural. Será la cuarta edición, renovada y actualizada, acompañada de un mapa escala 1:60.000 donde se reflejará el Sendero de Gran Recorrido GR-262 que articula el Parque y del que emanan una serie de Pequeños Recorridos que acercan todo el patrimonio existente en el Parque, yacimientos, abrigos rupestres, torreones, castillos, ermitas, que tienen su complemento con los centros de interpretación ubicados en todos los municipios del parque.

Por último, avanzar que se ha trabajado junto con el gabinete de asuntos europeos de la Diputación Provincial de Teruel en varios proyectos como el «Horizonte 20-20», un proyecto europeo que selecciona territorios donde se fomenta la economía circular. Nuestro Parque está seleccionado como Territorio Piloto por la generación de empleo y actividad económica en base al Patrimonio Cultural como recurso endógeno. También participamos en el proyecto «Patrimonio Cultural en Acción» y en el proyecto «RAMSAT».

Cuando termine la pandemia celebraremos como se merece este aniversario y se hará una exposición itinerante que recogerá los 25 años del Parque.

El Parque Cultural del Río Martín es una iniciativa que nació desde los ayuntamientos y asociaciones unida al mundo científico, que lideró el fallecido catedrático de Prehistoria Antonio Beltrán. Ocho ayuntamientos de tres comarcas distintas unidos con un fin común, el desarrollo de nuestros pueblos. Son ya 13 años los que llevo de Presidente de nuestro Parque y nunca hemos tenido dificultades para llegar a acuerdos en los proyectos a potenciar. Aquí todos los municipios somos iguales independientemente de la población. Alcaldes y alcaldesas de cuatro partidos políticos distintos y todas las decisiones tomadas han salido siempre por unanimidad. Quizá deberían tomar ejemplo nuestros políticos de Madrid cuando se tratan cuestiones del bien común.


Joaquín Noé – Alcalde de Ariño