Tuvieron que sacarlo de su celda para una videoconferencia con un juez durante casi tres horas y los funcionarios critican los problemas de seguridad