La Semana Santa de Híjar se vive de manera intensa y vibrante entre vecinos y amigos de Híjar que, fieles, acuden a su cita año tras año. Es una forma de sentir y de vivir los días grandes para cualquier hijarano, que comienzan con la Feria de Tamborixar y que tienen como colofón la puesta en escena de los mejores toques del tambor y el bombo, que acuden a su cita con el Concurso de Tambores y Bombos.

Entrados ya en la Semana Santa, comenzamos el Martes Santo con una procesión sin tambores y bombos, la Procesión de las Pláticas, con algunos momentos emocionantes como cuando se produce el encuentro del Nazareno con la Dolorosa en la Plaza de la Villa y el final en la Ermita del Calvario.

Pero el plato fuerte comienza a partir del Jueves Santo, por la tarde, con los Oficios en la Iglesia Parroquial y la entrada de los Alabarderos. Por la noche, se produce el instante mágico de pasar del silencio al estruendo más absolutos en la plaza de la Villa, donde el Alcalde da la señal para iniciar los toques.

El Viernes Santo es un día repleto de procesiones que comienzan a las 2 de la madrugada con la Procesión de los Despertadores. Una procesión para sentir las coplas de los Rosarieros recorriendo las calles de Híjar en la madrugada del Viernes Santo. A media mañana se abrirán las puertas del Museo Tambor para salir en procesión, Bajada de Imágenes, largas filas de tambores y bombos hasta la Iglesia.

A primera hora de la tarde del Viernes Santo sale la Procesión del Pregón, que nos emociona con esa entonación que comienza con el «Almas cristianas…» y que anuncia el Entierro que tendrá lugar por la noche.

El Sábado Santo marca el último día de los toques de tambor y bombo. Por ello, desde primera hora se ven cuadrillas marcando sus ritmos para acudir a la Procesión de la Soledad y la Subida de Imágenes. Tambores y bombos se lanzan a un éxtasis donde palillos y mazas adquieren velocidad de vértigo en sus toques.

Este sería el relato de una Semana Santa de Híjar como estamos acostumbrados a vivir, podríamos repetir aquello de «Como siempre… como nunca». Pero este año 2020 va a ser único y no vamos a poder reunirnos y encontrarnos con amigos, familiares que solo vemos de año en año, ya que la Semana Santa de Híjar se ha suspendido por el estado de alarma y no vamos a poder ver llenas de tambores las calles y plazas de Híjar. Aún así, el Ayuntamiento de Híjar y la Junta Coordinadora de la Semana Santa hemos hecho posible que se pueda vivir el momento de Romper la Hora desde la distancia, pero de cerca a través del software Local Reporter. Por ello, queremos agradecer a todos los vecinos y amigos de Híjar que han participado en el evento de Romper la Hora en su casa, desde balcones y ventanas, que nos han demostrado sus ganas de tocar el tambor y el bombo, y vivir la Semana Santa y así todos hemos podido sentirnos cercanos y compartir nuestra tradición más querida.

#quedatenecasa

Luis Carlos Marquesán Alcalde de Híjar