El libro ‘Historia del Aragón oriental y su lengua’, que se presentó el pasado sábado en la sede de la comarca del Bajo Aragón, quiere poner en valor el chapurriau. Asimismo, estudia temas como los orígenes de Aragón, su expansión territorial, los procesos de repoblación del territorio y la formación de la Corona de Aragón, que son tratados de forma exhaustiva.

También se estudia el chapurriau, comenzando por su posible etimología. Así, el lingüista francés Frédéric Mistral definió el término champouirau, champoiral o champourrau como una lengua formada por la mezcla de diferentes idiomas (español, italiano, portugués y provenzal) que hablaban los extranjeros que frecuentaban las costas de Pro­venza.

Para la elaboración del libro se ha trabajado con textos de diferentes épocas, sobre todo medievales y, principalmente, con textos ribagorzanos y jacetanos. El Fuero de Jaca es un claro ejemplo de ello. Se trata de una compilación de derecho, datada en 1077 por la mayor parte de los investigadores, mediante la cual el rey aragonés Sancho Ra­mírez concede fuero a Jaca, a la que convierte en ciudad.

Este documento ha sido estudiado por diferentes lingüistas que no se han puesto de acuerdo en torno a la lengua en que está redactado. Se trata de un documento escrito en una lengua con destacadas similitudes con la que hoy día se utiliza en la zona oriental de Aragón. Mauricio Molho señaló que está escrito en “provenzal cis-pirenaico aragonés”. Las filólogas M.ª Antonia Martín Zorraquino y M.ª Luisa Arnal Purroy explican que, según el filólogo catalán Joan Coromines, “el Fuero de Jaca y otros fueros aragoneses estaban escritos en una lengua que parece catalán o un gascón primitivo”. Antonio Ubieto señaló que “el idioma utilizado es el mismo que se hablaba en Jaca por lo menos en los siglos XI y XII”. Por su parte, el estudioso tamaritano Julián Naval fue quien destacó las importantes coincidencias que existen entre el Fuero y el aragonés oriental.

Finalmente, cabe decir que la obra presentada en Alcañiz construye un marco histórico del Aragón oriental en su período de formación durante la Edad Media y que, además, ofrece al lector la posibilidad de formarse un juicio propio a partir de los textos adjuntos, así como de entender los sentimientos que despierta el chapurriau entre sus hablantes, que la consideran su lengua vernácula.

Héctor Castro y Juan José Barragán