Cuando arrecian las «mal dadas» y no se ve en el horizonte una salida clara, no es momento de autoflagelarse, sino de levantar la cabeza