2019 será recordado, entre otras muchas cosas, por ser el año en el que más se ha hablado de despoblación, aunque haya sido con escasos avances de contención y mucho menos, reversión.